COMENZARON LAS OBRAS DE LA CARRETERA QUE UNIRÁ CELIS CON EL SOPLAO

8/04/2019

En una segunda fase se construirá la variante para salvar el núcleo urbano de  la localidad

Después de más de una década de reivindicaciones, Rionansa tendrá en apenas un año una carretera directa desde la localidad de Celis hasta el mismo aparcamiento del complejo de El Soplao, ubicado en nuestro término municipal. Recientemente han dado comienzo las obras de acondicionamiento del camino existente entre Celis y la Florida, lugar de ubicación de la cueva, y que fueron adjudicadas por la Consejería de Obras Públicas y Vivienda del Gobierno de Cantabria a la empresa GIOC, S.L. con un plazo de ejecución de doce meses.

Los trabajos que se llevan a cabo van a dotar al camino de servidumbre existente de un trazado con una geometría adaptada al mismo y lo más funcional posible, teniendo en cuenta la orografía del terreno. El nuevo acceso, el tercero que tendrá El Soplao, tendrá cerca de 3 kilómetros de longitud hasta el pueblo de Celis y pasará a ser un vial abierto al tráfico rodado con todos los servicios y elementos de seguridad necesarios. Próximamente está previsto que se agilicen los trámites con la Consejería de Obras Públicas para impulsar la segunda fase del proyecto, que conectará dicha vía con la carretera general CA-181, rodeando el núcleo urbano de Celis. 

Las obras iniciadas consisten en la construcción de una calzada de más de 5 m de sección, más algunos sobreanchos en aquellas curvas que tengan un radio más reducido. Posteriormente se llevará a cabo la instalación de la señalización de la calzada, tanto la vertical como la horizontal, y se procederá a la restauración ambiental, paisajística y de vertederos.

Esta histórica reivindicación de Rionansa, de contar con un acceso propio desde el municipio hasta la cueva de El Soplao, se ve por fin materializada tras años de dilaciones y gracias a la gestión del actual equipo de gobierno municipal y de la Junta Vecinal de Celis con los vecinos para la cesión de los terrenos afectados por la obra.

Para el alcalde de Rionansa, Pedro González, el inicio de las obras “supone la consecución de una reivindicación histórica y la demostración de que, de haberse contado con equipo de gobierno municipal competente y comprometido, la infraestructura estaría realizada hace 10 años ya que en la legislatura 2011/2015 el PP tuvo mayoría en absolutamente todas las instituciones (Junta Vecinal de Celis , Ayuntamiento de Rionansa, Gobierno de Cantabria y Estado español). En el PRC nos dedicamos a solucionar problemas, no a buscarlos”, ha concluido el regidor.

 

ANTECEDENTES

El proyecto de construcción de esta carretera tiene sus orígenes en 2005, cuando el Gobierno de Cantabria, a través de CANTUR,  firmó un convenio con las juntas vecinales de las localidades conectadas con la cueva de El Soplao: Celis, Rábago y Labarces.

Por este acuerdo, se comprometió a dotar, a cada una de estas poblaciones, de un acceso propio hasta la cavidad. Y así fue para el  municipio de Herrerías, que tuvo el suyo ese mismo año para la inauguración de la cueva.

En 2007 y ante la pasividad de la administración, la Junta Vecinal de Celis presentó una denuncia ante el TSJC que fue resuelta favorablemente a finales de 2008, obligando al ejecutivo regional a cumplir su compromiso.

Fue entonces cuando la Consejería de Obras Públicas, gestionada por el regionalista José María Mazón, encargó un proyecto, así como un estudio de impacto medioambiental.

Con el cambio de legislatura y mayoría absoluta del PP en el Gobierno de Cantabria, en 2012 la Dirección General de Medio Ambiente desestimó el proyecto y solicitó una nueva alternativa de trazado, menos compleja y que interfiriese menos en el paisaje de la zona.

Desde ese momento, las gestiones se paralizaron y la reivindicación quedó dormida, con el agravante de que Labarces (Valdáliga) conseguía su acceso por carretera en el año 2014.

Rionansa tuvo que esperar hasta 2015, cuando el equipo regionalista liderado por Pedro González asumió la alcaldía del municipio y reactivó el proyecto, en colaboración con la Junta Vecinal de Celis y el apoyo de la Consejería de Obras Públicas, de nuevo bajo la tutela de Mazón.