MORO CHUFÍN

942 59 84 25

El arte rupestre de la cueva de Chufín, en la localidad de Riclones, fue descubierto en 1972 por Manuel de Cos. Es entonces cuando comienzan los trabajos de estudio, documentación y excavación. Los investigadores datan en la época Solutrense la ocupación humana en la cueva, entre 20.000 y 25.000 años atrás.

Las pinturas localizadas en la cavidad guardan cierta sintonía con otras encontradas en la zona central de Cantabria, mientras que los grabados son similares a hallazgos de la zona del Nalón, lo que invita a pensar que el Nansa era una zona de paso, de contacto entre caminos.

Durante sus asentamientos, los pobladores se comunicaban entre sí y captaban recursos de la zona, dedicándose a la caza de cabras, la pesca de salmones o la recolección de frutos secos.

Chufín fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008, como parte del conjunto ‘Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España’.

Visitas:
Apertura: Semana Santa y del 13 de junio al 16 de septiembre
Horario: Miércoles a domingos en 4 turnos: 10:30; 12:30; 15:30; 17:30
Centro de recepción de visitantes: Crta. S-224, desvío en Riclones. El acceso se realiza a pie por un sendero de 2km aprox.
Aforo máximo: grupos de 6 personas.
Acceso: con material específico. Agachados los primeros metros.
Tarifas:

Ficha:

  • Cronología: Paleolítico Superior
  • Ubicación y acceso: Se halla en el margen derecho del río Lamasón, muy próxima a su confluencia con el Nansa. El acceso está cerca de Riclones y se realiza por un sendero a través del pueblo o por el embalse de Palombera.
  • Descripción: la cueva tiene una boca bastante amplia y presenta excepcionales condiciones de habitabilidad. El vestíbulo da acceso a una sala amplia en cuyo fondo hay una sima bastante profunda donde actualmente entra el agua del pantano.
  • Contenido arqueológico:
    • Grabados: realizados con líneas incisas, representan ciervas, un bisonte acéfalo y unos posibles pez y zancuda.
    • Pinturas: de color rojo y ejecutadas principalmente a base de puntos, presentan formas de bóvidos, caballos, bastones y conjuntos que forman líneas e hileras.
    • Abundantes materiales del Solutrense Superior: útiles realizados en sílex, cuarcita, radiolarita y cuarzo. Se han encontrado numerosas puntas de muesca. Gran número de restos paleontológicos, con predominio de ciervos y cabras montesas. También se han identificado útiles óseos y malacofauna.

En Riclones, también se han documentado otras cuevas secundarias, como son Chufín II, III y IV, Micolón II, El Fósil, Sonrasco, La Cuevona o Calero de Araillos. En ellas se ha encontrado diverso material arqueológico, pero en ningún caso se han localizado restos de arte rupestre. Ninguna de ellas es visitable.