Historia

La presencia humana en este territorio está acreditada desde la época prehistórica, como ponen en evidencia las Cuevas de Chufín, Micolón y Porquerizo, donde se han encontrado restos de ocupación desde el Paleolítico.

En la Alta Edad Media, algunos lugares como lo que hoy es Rioseco, crecieron y se poblaron al amparo de instituciones eclesiásticas. Posteriormente, los cinco concejos formaban el valle de Rionansa, que formaba parte, a su vez, de la Merindad de las Asturias de Santillana. Durante el Antiguo Régimen, Rionansa perteneció a los señoríos que poseían en tierras cántabras los Marqueses de Aguilar de Campoo.

En 1822 se constituyó el primer ayuntamiento constitucional, con partido judicial propio, llamado de "Puente Nansa". En 1835 cambió el nombre por el de Rionansa y pasó a pertenecer al partido judicial de San Vicente de la Barquera.